3 documentales de Netflix que puedes devorar este puente - INITEC Marketing Digital

3 documentales de Netflix que puedes devorar este puente

Todo lo que tienes que saber de las oficinas de Facebook en Barcelona
08/05/2018
5 planes para la Noche de los Museos de Barcelona 2018
18/05/2018
Mostrar todo

3 documentales de Netflix que puedes devorar este puente

Bien entrada la primavera, el calendario laboral obsequia al área metropolitana de Barcelona con un fin de semana largo con motivo de la Segunda Pascua. Tradicionalmente la fiesta cae ideal para hacer la primera sesión de solarium en la azotea de casa, si el tiempo acompaña y el presidente de la comunidad te lo permite, o incluso atreverte a probar la temperatura del agua en la playa.

Pero como este año del tiempo no te puedes fiar, es recomendable ir pensando en planes alternativos. ¿Qué tal una docu-maratón de Netflix? Si dicen que las series son las nuevas pelis, llevados por la fascinación que despiertan, no tardaremos en escuchar que los documentales son las nuevas series. Tiempo al tiempo.

Aquí os dejamos con una pequeña selección de 3 de obras que antes de ser estrenadas ya eran piezas de culto:

– Ícaro (120 min.): Un ciclista estadounidense y un científico ruso se juntan para destapar un escándalo de dopaje en el que está implicado el científico, al que Putin quiere silenciar. La investigación sobre el dopaje deportivo destapó un escándalo internacional, y el documental tuvo como principal consecuencia la prohibición por parte del COI a Rusia para presentarse a los Juegos de Invierno de 2018.

– Avicii: True Stories (97 min.): El DJ Tim Bergling, alias Avicii, contaba con una carrera estelar antes de su inesperada muerte el mes pasado, a los 28 años. Comenzó en Suecia y a pesar de ser adolescente, su gran fuerza creativa dio lugar a grandes éxitos. Un documental que quedará como un homenaje al artista internacional que fue.

– Wild wild country (360 min.): Esta mini serie recupera en 6 capítulos la historia de Bhagwan Shree Rajneesh, un gurú indio que se instaló con su comunidad en Antelope, una diminuta localidad en el centro de Oregón. Durante los capítulos, vemos que los habitantes de este pueblo primero recelan de sus nuevos (y desnudos) vecinos y después pasan directamente a las armas.