¿Qué hemos aprendido de las redes sociales estos 10 años? - INITEC Marketing Digital

¿Qué hemos aprendido de las redes sociales estos 10 años?

Los 5 cambios de logo más radicales del mundo de la tecnología
13/11/2019
notícies frikis
El rincón del friki: Las 5 principales noticias de noviembre
19/11/2019
Mostrar todo

¿Qué hemos aprendido de las redes sociales estos 10 años?

¿Alguien aquí presente no tiene Instagram o no sabe lo que es? Si echamos un vistazo a dicha
red social nos daremos cuenta de la gran cantidad de usuarios, fotos, comentarios o mensajes
que fluyen por ella, y de anuncios. Es curioso ver como una red social, que desde el origen tenía
como objetivo hacer una red de personas que mantuviera vínculos y relaciones de forma más
cercana o directa, ahora está repleta de anuncios y de fotos que solo dan información o, más
bien, comunicación unidireccional.

Como ya hemos comentado, las redes sociales desde un principio fueron entendidas como un
medio de relación (no de publicidad) entre personas que propiciara conversación, engagement
o colaboración, y lo mejor es que aún hoy en día, entre este panorama de bombardeos de
anuncios sin un ápice de interacción, las redes sociales son la clave para mantener a una marca
viva.

Así pues, hoy comentaremos algunas claves a tener en cuenta para evitar ir por el camino de la
unidireccionalidad y abrirte al maravilloso bidireccional.

1. Escuchar

Esta fase tiene como objetivo hacernos una visión general de lo que somos y de qué somos para
nuestros públicos. Algunas preguntas que podemos auto responder son, por ejemplo:

  • ¿Qué nos hace únicos?
  • ¿Qué valoran de nosotros los que nos siguen?
  • ¿Con que herramientas comunicativas contamos (Instagram, Twitter, LinkedIn, bases de
    datos de mails, newsletters…)?
  • ¿Nos citan los medios de comunicación tradicionales o los sociales?
  • ¿Qué se dice de nosotros y quién lo dice?
  • ¿Por qué lo dice y donde lo dice, qué necesitamos a nivel de enfoque?

2. Definir los objetivos

Es importante saber para qué vamos a utilizar las redes sociales, establecer objetivos a conseguir
para que no acabemos subiendo posts sin coherencia y sin miramiento. Al haber escuchado
antes, es decir, al saber quienes somos nosotros y quienes somos para los públicos, se nos hará
más fácil establecer unos objetivos, pues, dependiendo de dónde nos encontramos, podemos
tener como objetivo mejorar nuestro posicionamiento, crear opinión (generar un debate),
educar o sensibilizar, mantener la fidelidad de la comunidad, etc.

Es importante apuntar cómo deben ser esos objetivos. Sabemos que hay dos tipos; cuantitativos
y cualitativos, y ambos dos son importantes. Los cuantitativos, concretamente, los necesitamos
para poder saber, a la hora de la evaluación, si nuestra estrategia está teniendo éxito de una
forma más objetiva, es por eso que deben estar siempre presentes. Estos objetivos pueden ser,
por ejemplo, conseguir x número de seguidores, una media de x comentarios por post, etc. Por
otro lado, y como complemento, están los objetivos cualitativos. Son aquellos que no son
medibles como, por ejemplo, hacer una nueva cuenta en otra red social, mejorar la calidad de
imagen de los posts, etc.

3. Definir los públicos

Los públicos son todos y cada uno de los conjuntos de personas que de alguna manera afectan
a nuestra marca. Entre ellos podemos distinguir entre:

  • Público interno. Los socios, voluntarios o trabajadores de nuestra empresa. Tanto los
    externos a la organización como los internos son importantes; si la gente dentro de
    nuestra empresa no está a gusto, podremos tener problemas de imagen o de
    reputación.
  • Público institucional. Son los medios de comunicación, administrativos, la ciudadanía…
    Dicho tipo de público requiere una relación estable y periódica, pues estamos hablando
    de organizaciones que pueden o tienen una influencia directa e importante en la
    nuestra. Si que es verdad que este público adquiere más importancia conforme mayor
    sea la empresa o la organización, sin embargo, es tan fuerte respecto a opinión pública
    e imagen/reputación que siempre hay que tenerlo en cuenta.
  • Público comercial. Los clientes habituales o potenciales, los distribuidores… Este es el
    público más importante en cuanto a economía y reputación, es por eso que hay que
    cuidarlo diariamente. En el caso de las RRSS, sobre todo podemos comunicarnos con los
    clientes; es importante recoger sus críticas o problemas y no pasarlas por alto, al fin y al
    cabo, la imagen que damos cuando somos reactivos es igual de importante que cuando
    somos proactivos.

4. Escoger las herramientas

Existen diferentes herramientas de trabajo para poder optimizar el uso de las redes sociales que
llevamos. Una de ellas, por ejemplo, respecto al mundo de Twitter, es TweetDeck. Con esta
herramienta puedes ver en la pantalla todos los apartados de Twitter a la vez: inicio, mensajes,
notificaciones y últimos movimientos. Hay más aplicaciones que nos pueden servir igual y para
otras redes sociales, como pueden ser HootSuite o BufferApp. La utilización de herramientas
que faciliten nuestro trabajo es importante a la hora de trabajar de forma más sencilla y con una
visión más general de lo que estamos haciendo y está pasando.

5. Implementar el plan

Una vez tenemos todo lo anterior concretado es hora de saber que hacer con ello. Es hora de
definir una estrategia para el canal que, a parte de los objetivos y el público objetivo, incluya la
línea editorial, un cronograma y la evaluación de los resultados:

  • Línea editorial. Son todos los detalles que hacen que una estrategia en RRSS tenga
    coherencia. En ella se encuentran:

    • Organización de la información
    • Política de imágenes. Que todos los elementos visuales sigan una misma línea en
      cuanto a diseño, organización, color…
    • Lengua
    • Contenidos. Que los contenidos tengan coherencia. Si tenemos una marca de moda
      y hacemos un post de maquillaje seguido de otro de periquitos no tendría mucho
      sentido
    • Política de gestión de comentarios
    • Tono y estilo. Mismos colores acorde con la identidad de la empresa u organización,
      mismo tono a la hora de escribir…
  • Cronograma. Es el calendario a implementar en este canal.
    • Lanzamiento. Momento de dar a conocer el proyecto.
    • Periocidad de publicación, es decir, cada cuanto tiempo se publicará.
    • Política de actualización y gestión de comentarios. Fijar qué horarios son los mejores
      para publicar o interactuar con las personas.

6. Evaluar los resultados

Una manera de saber si estamos haciendo lo correcto es medir los resultados de nuestra
estrategia. Para eso es importante volver a recordar que los objetivos deben ser mesurables o,
por lo menos, debe de haber objetivos mesurables; así en esta última fase podemos ver si los
hemos conseguido o no. Si, por ejemplo, no hemos conseguido dichos objetivos, podemos
cambiar la estrategia o modificarla; si por el contrario los hemos conseguido, es hora de
celebrarlo.

//]]>